martes, 15 de enero de 2008

¿Por qué lloran tanto los niños en los centros comerciales?


Una nueva forma de ocio ha llegado para toda la familia: ir a los centros comerciales de compras.

Estoy en un centro comercial, me detengo y escucho.....no hay risas, hay llantos, llantos de niños por encima de cualquier música o megafonía. Me pregunto si realmente es ocio para todos. En un mundo, en el que nos quejamos, de falta de tiempo para dedicar a nuestros hijos merecería la pena preguntarnos ¿Por qué lloran tanto los niños en los centros comerciales?, creo que nos sorprenderían las respuestas....
La foto está desenfocada o tal vez sea yo que no veo nada claro este año

6 comentarios:

Marcelo Escobal dijo...

¡Me encantó el blog!
Realmente me pareció original y entretenido. Ya no vale la pena comprar revistas. Están en la red. Me fascinó la ilusión óptica del dibujo que NO se mueve. También me parece de lo más interesante y compartible lo de los centros comerciales (me acuerdo de una novela de Saramago).
Con tu permiso, le agrego un link a mi blog (y obviamente lo agrego a mis feeds).
De nuevo: excelente.

Manuela dijo...

Normal que lo vieras todo desenfocado, no es para menos.
Yo voy alguna vez al centro comercial por pura comodidad y solo cuando tengo necesidad de comprar algo de ropa, pero siempre tengo malas sensaciones, la de encontrarme en una burbuja de plastico y la de imaginarme en una sociedad debastada en la que solo se puede vivir bajo una cupula.
La novela de la que habla Marcelo es una de las que más me han gustado de Saramago, se trata de la caverna.
Saludos y buena semana

Noe dijo...

Estoy de acuerdo, a mi me pasa lo mismo, es decir me ahogo en un centro, pero para mi que es por la cantidad de personas, estoy también de acuerdo con Manuela, es una puñetera burbuja, con lo bonito que es lo de ir de tiendas de estas que encuentras andando por la calle, que tienen un encanto particular y que ademas por los dichosos centros, tienen que saber muy bien que ponen y que precio a la venta.

Es como cuando encontraste las muñecas en una tienda pequeñita, eso tiene encanto ¿ o no ?

mreina dijo...

Marcelo es un honor que me enlaces y me alegra que te guste el blog.Gracias a todos

unjubilado dijo...

Desenfocado, movido... en esta época no se puede ir a un centro comercial, todos buscamos rebajas y claro los codazos provocan movimientos incontrolados, los comentarios de los niños
¡Pero mamá si yo lo que quiero es que me des de comer que ya me toca!! y los mayorcitos ¡¡Yo no quiero un jersey a rayas, quiero una VII Chintendo con 650 MegaBytes de memoria y un mando para controlarla!!
Saludos

Maria dijo...

Debe ser un suplicio chino para un crio pequeño y además aburrido. No me extraña que lloren.