jueves, 4 de diciembre de 2008

UNA VIDA SIMPLE


Un amigo al que no veía hace tiempo, me contaba como en unos pocos meses y por decisiones que había tomado sin pensar, ha pasado de vivir una vida simple, de la que siempre se había quejado, a una vida llena de parcelas independientes e incomunicadas que no quería ni podía compartir con sus cercanos.

Mientras hablaba yo imaginaba los distintos personajes que él interpretaba según la circunstancia, para volverse loco, un disfraz, otro y otro....Me comentaba que está desasosegado, infeliz e inseguro. Yo solo podía escuchar, las decisiones las toma uno mismo y él no quería consejo. Al terminar la conversación, me miró y me dijo: hoy me doy cuenta de que una vida simple no es una simple vida. Toda una lección para mí...sigo reflexionando y seguiré escuchando.

9 comentarios:

Fernando Manero dijo...

¿Qué es una vida simple?: ¿una vida rutinaria, aburrida, sin alicientes, de un solo frente? ¿o más bien una vida organizada, centrada en las responsabilidades que a cada cual compete, procurando ejercerlas bien y disponer, una vez realizadas, del tiempo suficiente para disfrutar del ocio y de la libertad necesaria para ello?. Personalmente, prefiero eso, aunque el concepto de "simple" encierra un tono peyorativo, a la vida de picoteo y frentes múltiples, abiertos permanentemente y sin tiempo para cerrarlos del modo adecuado. No me gusta el zascandileo de las vidas multiplicadas y concurrentes, acaban pasando factura, son agotadoras, acaban haciendo mella en la salud y se corre el riesgo de hacer el ridículo. Un abrazo

Marian dijo...

Una vida simple, supongo que se refiere a una vida ordinaria sin grandes complicaciones, tener salud, trabajar, disfrutar de la familia y los amigos...
Pues todo eso como te dice él mismo, no es una simple vida sino algo a lo que se aspira con mucha frecuencia, el hecho de carecer de complicaciones ya es muy importante.

Isabel dijo...

Desde luego, pienso como Fernando, mejor una vida simple, pero ordenada, llena de las pequeñas cosas de cada dia, que una vida, llena de experiencias, a veces mu negativas, que al final, te paan factura.
Un beso

Manuel Márquez dijo...

Interesante y nutritiva reflexión, compañera. Supongo que con las vidas simples, ésas que tantos -afortunadamente- disfrutamos, sucede como con la salud: sólo cuando se "pierden", se da cuenta uno del valor real que tienen, muchísimo. Y es que, vistas desde fuera, se mitifican demasiado las vidas más "aventureras"...

Saludos cordiales.

Miguel Ángel dijo...

Si vida simple se refiere a lo que canta el clásico, cuyo texto pongo aquí, me parece que hoy no corresponde:
http://es.wikipedia.org/wiki/Beatus_Ille

Si como dice Fernando Manero se trata de una vida en orden y método, ya me va pareciendo mejor.

Si, además, se trata de una vida en la que lo accesorio y accidental ocupa sólo el lugar que le corresponde, dando prioridad a lo importante, siempre que sea con responsabilidad suficiente, me parece fetén.

Saludos cordiales

Montxu dijo...

No se puede vivir una vida continua de escaramuzas he incertidumbres por muy aventuritas que parezcan, seria volverse loco.

Por otro lado "la de siempre" es tanto peor que la primera.

Una combinación de ambas seria a mi entender la correcta, ¿Pero, dónde esta ese magnifico equilibrio?.

Aún sigo buscándolo.jajaja


Agur un saludo.

Silvo dijo...

Ninguna vida es simple, pero a lo que llamamos simple, que será a lo que se refiere tien toda la razón, ahora e cuando la estará apreciando, tanto quejarnos de todo y cuando no tenemos las cosas es cuando las echamos de menos, buen lección, si señor. Saludos

pro_magicalonso dijo...

Todos tenemos una vida pero nunca creo que sea una vida simple, la llenamos con nuestras vivencias de cada día que nos van haciendo más grandes y van llenano toda nuestra vida. Me gusta tú blog, me pasaré más veces por aqui. Saludos

Pedro dijo...

Llevar una vida simple puede ser lo más complicado que exista. Todo depende de lo que entendamos por simpleza.
Yo soy un adicto a la simpleza, y a veces me cuesta la misma vida seguir mis principios, la vida tiende a complicarlo todo.
Un abrazo.