jueves, 1 de mayo de 2008

Irena Sendler



Irena Sendler nació en Polonia en 1910, en un pueblo llamado Otwock a 23 kilómetros al sudeste de Varsovia, hija de un médico tuvo la valentía de ayudar a escapar a más de 2.500 niños judíos del gueto de Varsovia durante la ocupación alemana. Esta valiente mujer no solo les proporcionó la posibilidad de salvar la vida también elaboró un cuidadoso registro con el nombre de los niños y la familia a la que pertenecían con el fin de que pudieran reunirse al terminar la guerra.

"Fui educada en la creencia de que una persona necesitada debe ser ayudada de corazón, sin mirar su religión o su nacionalidad"

Maravilloso ejemplo para aplicar en la educación de nuestros hijos.

Irena vive actualmente confinada en una silla de ruedas en parte, a causa de las torturas que recibió por la Gestapo, con una mente lucida, en una residencia de ancianos donde hasta hace bien poco nadie conocía su historia porque ella no la contó. Una heroína viva entre nosotros.
"Yo no hice nada especial, sólo hice lo que debía, nada más"


11 comentarios:

nomolamos dijo...

grandes personas que hacen grandes cosas sin alardear de ello!! eso si que es maravilloso!! cuando las cosas se hacen con corazon y no con intereses...
besitos....

AGUALUNA dijo...

Querida Mreina, gracias por dejar tus huellas en uno de mis mundos y por tus palabras. Seas bienvenida cuando desees.

En cuanto a tu post, yo ya conocía de ella, y supe por todo lo que tuvo que pasar en pos de dar dignidad y libertad a pequeños inocentes.
Esa era su misión y creo que una mujer tan valerosa , de seguro en su hora de partir, la estarán esperando los ángeles y brillando por ella, todas las estrellas.

Te dejo un cálido abrazo desde Chile y mis sinceros cariños.

Agualuna

Marian dijo...

Conocí esta noticia por un mail que me mandaron, es agradable saber que hay personas tan buenas, y tan sencillas con ella.
Besos.

María dijo...

Muchísimas gracias por visitar mi blog y dejar tu huella.

Veo que tienes un bonito blog y con post muy interesantes, en cuanto a éste último que tienes colgado, creo que hay personas con muy buen corazón y que hacen las cosas sin esperar nada a cambio, únicamente, porque así se sienten bien, ayudando a los demás, y sin ningún tipo de interés.

Volveré otro día a visitarte, un abrazo.

Ricardo Tribin dijo...

Mil gracias por esta historia de Irena Sendler quien representa un valeroso espiritu de servicio...

Maria dijo...

Me impactó muchísimo cuando leí su historia y al volver a leerla ahora me vuelve a invadir la misma ola de optimismo. Hay mucha gente buena en el mundo pero apenas se habla de ellos.

Pedro dijo...

A veces los héroes anónimos son los más importantes, y los que cambian el transcurso de la historia sin que nadie se entere, ni siquiera ellos mismos. Esa es su grandeza.
Gracias por compartir esta historia para mí desconocida.
Besos.

mreina dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios, siempre es un estimulo para seguir

los retales de Luisa dijo...

Qué gran mujer esta y lo qué hizo por esas pobres e indefensas criaturas .Desde aqui y donde quiera qué esté su alma la mando un beso enorme .Un beso tambien para ti .

MACU dijo...

HOLA MEHA GUSTADO ESA HISTORIA, HAY SERES TAN ESPECIALES,QUE OFRCEN SU VIDA ,PARA SALVARLAS DELOS DEMÁS, GRACIAS PORTÚ INFOMACIÓNMACU

Meiga en Alaska dijo...

Tienes un blog con pequeñas e importantes cosas, de esas que a veces no se notan si pasamos corriendo por la vida, sin detenernos a mirar al borde del camino...

Gracias por tu visita a mi blog.

Un saludo