sábado, 27 de junio de 2009

DIALOGO INTERIOR

"Un hombre quiere colgar un cuadro. El clavo ya lo tiene, pero le falta un martillo. El vecino tiene uno. Pero le asalta una duda: ¿Qué? ¿Y si no quiere prestármelo? Ahora recuerdo que ayer me saludó algo distraído. Quizá tenía prisa. Pero quizá la prisa no era más que un pretexto, y el hombre tiene algo contra mí. ¿Qué puede ser? Yo no le hecho nada; algo se habrá metido en la cabeza. Si alguien me pidiese prestada alguna herramienta, yo se la prestaría enseguida. ¿Por qué no ha de hacerlo él también? ¿Cómo puede uno negarse a hacer un favor tan sencillo a otro? Tipos como éste le amargan a uno la vida. Y luego todavía se imagina que dependo de él. Sólo porque tiene un martillo. Esto ya es el colmo. Así nuestro hombre sale precipitado a casa del vecino, toca el timbre, se abre la puerta y, antes de que el vecino tenga tiempo de decir «buenos días», nuestro hombre le grita furioso: «¡Quédese usted con su martillo!».
Para resolver un problema o una situación muchas veces pensamos, analizamos y anticipamos soluciones hablando con nosotros mismos, nos han dicho que los pensamientos generan conductas y por eso lo hacemos, pero no prestamos atención a la naturaleza de ese "autodialogo", que por cierto, está muy relacionado con conductas y contextos anteriores.
Si paramos por un momento nuestro "autodialogo" puede que veamos cosas de nosotros mismos que no reconoceriamos de otra manera: pesimismo, ansiedad, creencias erróneas...
En definitiva, detente y observa tus "audialogos" puede que con el análisis saques conclusiones que te ayuden a cambiar para vivir y relacionarte mejor, no te pase como al hombre que queria colgar el cuadro, quita todo dramatismo y rie como la presentadora de televisión.

15 comentarios:

Alejandro Kreiner dijo...

Ni tanto ni tan poco...

Saludos.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola,

Muy bueno el relato, además de hacerme reír, tiene un excelente mensaje para reflexionar.

Muchas veces pretendemos adelantarnos a los hechos y con nuestro "Autodialogo", juzgamos a los demás sin darles oportunidad de demostrarnos su verdadera manera de ser.

Genial el vídeo, mil gracias por tu visita, enlazaré tu blog.

Un abrazo.

DEMOFILA dijo...

Muchas gracias por tu visita a mi blog, aqui te dejo un osito que se ha salido de mi entrada, con mucho cariño.
Verdadero lo que dices en tu entrada, a veces nos comemos el coco por nada, y luego nos damos cuenta de lo iluso de nuestras preocupaciones, nos adelantamos al tiempo.

▒▒▒▒▒█▓▒▒▓█▓▓▓▓▓▓▓█▓▒▒▓█
▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒▒█▓▓█▓▓▓▓▓▓█▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒▒█▓▓██▓▓▓▓▓██▓▓█
▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▒▒█▓█▒▒▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒█▓▓▒▒▓▒▒███▒▒▓▒▒▓▓█
▒▒▒▒▒█▓▓▒▒▓▒▒▒█▒▒▒▓▒▒▓▓█
▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▒▒▒▒▒▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓███▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒█▓▓▓█▓▒▒▒▒▒▒▒▒▒▓█▓▓▓█
▒▒██▓▓▓█▓▒▒▒██▒██▒▒▒▓█▓▓▓██
▒█▓▓▓▓█▓▓▒▒█▓▓█▓▓█▒▒▓▓█▓▓▓▓█
█▓██▓▓█▓▒▒▒█▓▓▓▓▓█▒▒▒▓█▓▓██▓█
█▓▓▓▓█▓▓▒▒▒▒█▓▓▓█▒▒▒▒▓▓█▓▓▓▓█
▒█▓▓▓█▓▓▒▒▒▒▒█▓█▒▒▒▒▒▓▓█▓▓▓█
▒▒████▓▓▒▒▒▒▒▒█▒▒▒▒▒▒▓▓████
▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▒▒▒▒▒▒▒▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓█▓█▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒████▓▓▓▓▓█▓▓▓▓▓████
▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓█▒█▓▓▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒████████▒▒▒████████
Pasa este osito a las personas qe quieres muchisimo y no quieres que cambien nunca. (espero recibir el osito).

Si recibes entre 2-4 ositos te quieren
Si recibes entre 4-8 ositos te quieren mucho
Si recibes entre 8-10 ositos te quieren muchiiiisimo

un beso

Anuskirrum dijo...

Nuestras conjeturas agravan muchas veces la realidad, por culta de la ansiedad, el stress o los prejuicios. El texto refleja claramente el resultado de nuestras disquisiciones interiores, que dificultan aún más de lo normal nuestras relaciones.

El vídeo es muy gracioso y deberíamos de aprender mucho de esa naturalidad que tiene la presentadora.

Un abrazo

Ana dijo...

Me encantan las historias con mensaje. Y en esta nos da una gran lección.
Juzgar sin conocimiento real, precipitación,falta de seguridad, estrés,y seguíria...

Deberíamos aprender a llevar la vida con mas tranquilidad y no juzgar a los demás.

Besicos

Miguel Ángel dijo...

Leído el titular, creí zambullirme en el mundo del misticismo, allí donde el alma se recrea al estilo de los grandes seres espirituales de todas las religiones.
Leído el texto, me di cuenta de que a veces los demás se quedan sorprendidos con nuestras actitudes, para ellos imprevistas y nunca imaginadas. ¿Qué habré hecho yo para merecer esto?
¡Cuántas veces el diálogo interior ocurre desprovisto del diálogo exterior! Incomunicados de tejas para abajo, por volar en los etéreos espacios, nos damos de morros con la realidad, que tiene sus leyes propias, autónomas y tercas. O hablamos o no hablamos. Y ¡tantas veces sólo apenas imaginamos!
Muy interesante tu reflexión. Habré de tenerla en cuenta, no me pase lo que a este vecino con su vecino.

TORO SALVAJE dijo...

Es cierto. Muchas veces llegamos a conclusiones disparatadas por culpa de razonamientos terriblemente erróneos, y lo peor es que sufrimos por ello innecesariamente.

Saludos.

alma máter dijo...

¡¡GENIAL!!!

Un besote.

Abuela Ciber dijo...

Con un autodiálogo así.... ni pensar en meditar no???

Cariños

Silvia dijo...

hola !muybuen relato...para pensar..
se te extrañaba...besos.
silvia cloud

panina dijo...

Muy buena entrada, corremos tanto
en el día a día que solo nos da tiempo de pensar mal del vecino,
creo que hay que reirse hasta de uno mismo.
un besote

andrea dijo...

Maravilloso texto y muy cierto todo lo que mencionas! y que cierto que somos muchas veces precipitados y nos hacemos tontos sin necesidad!!
Gracias por visitarme y por tus palabras! ^-^
Muy interesante tu Blog!! me ha gustado mucho, te seguiré leyendo.

Un Abrazo.

Namasté.

Marcelo Escobal dijo...

Les recomiendo tomar contacto con las básicas de la Terapia Cognitivo-Comportamental. El análisis de los diálogos internos es parte fundamental de esa aproximación. Puede que no alcance los niveles de seducción de masas del psicoanálisis, pero tiene la cualidad de la eficacia y la rapidez como intervención psicoterapéutica. Buen post.

Acuarius dijo...

es pegadiza la risa :)

josep estruel dijo...

Hace muchos años leía un libro de reflexiones, que mas bien parecia de autoayuda. Uno de los ejemplos era parecido a este tuyo:
Un señor que circula de noche por una carretera y tiene un pinchazo.El hombre necesita un gato.
A lo lejos ve una casa...etc.
Efectivamente, son nuestros propios miedos generalmente sin ningún tipo de fundamento, y nos incomunicamos nosotros mismos.
Un saludo.