martes, 30 de octubre de 2007

GRANDES RETOS-PEQUEÑAS ACCIONES

Si te colocan delante de una enorme montaña de pan y te dicen que tienes que comértela toda, probablemente dirías que no puedes, que te es imposible hacerlo. Pero si te dicen que la montaña de pan la puedes ir comiendo poco a poco, un trocito en cada comida, todos los días, seguramente si te sentirías capaz.
Algunas veces nos encontramos en nuestra vida con un gran reto, problema, dificultad (nuestra montaña de pan):
Una situación económica difícil
Estudiar una larga carrera.
La enfermedad de un familiar o la tuya propia.
Una ruptura de pareja.
La actitud que adoptemos ante estos retos puede ser beneficiosa o perjudicial para nosotros mismos y nuestro entorno.
Si elegimos una actitud pesimista y paralizante(pensamientos del tipo: "es imposible para mi", "me supera", "no puedo con esto"....). La montaña de dificultad es inabordable.
Pero si elegimos una postura optimista y activa, podemos:
Analizar la situación, proponernos un plan y empezar a comernos nuestra montaña de dificultad.
Recuerda que ante grandes retos lo saludable es empezar por pequeñas acciones

4 comentarios:

Noe dijo...

Debo y quiero darte las gracias por verme en un lateral, de tu blog.
si es una persona importante y por ello me permití la licencia de la mascota y de las dos entradas tan personales.

Adoro lo que hacemos no solo cada uno en el nuestro, si no en la cantidad tan grande de blogs que hay y tan geniales.

Me gusta ir poco a poco con mi Montaña de pan.

Te voy a hacer un regalo que se que te gustara



Si todos los hombres reuniesen en algún lugar todos sus infortunios, la mayoría se contentaría con devolver a casa los suyos,en vez de llevarse una porción del acervo común.

SOLÓN 638-559 a c

espero te guste, besos

Anónimo dijo...

Como siempre muy acertada en todas tus entradas.
Solo decir que tienes razon.Pensando en positivo las dificultades siguen estando ahi,pero parece como si se limaran,pudiendolas agarrar bien fuerte, valorando la situacion y pudiendo desmontar el problema por partes;¡¡ superandolo al fin!!
un besote

Narcís dijo...

Bien yo diría que la montaña de pan es nuestra vida, que tenemos que vivirla día a día, porqué no es pasado ni futuro, es eternamente presente.
Vivir el día a día con todo lo que nos podemos encontrar, es vivir el presente que en realidad es lo único que existe.
Me gusta tu metáfora de la montaña de pan.
Al ir comiendo un pedazo de pan cada día es como la aceptación de la situación en la que nos ha tocado vivir, es como hacer un paso más, un día uno, otro tres o cuatro, pero no nos quedamos parados es como comentabas en tu reflexión anterior, vivir con una actitud positiva, (siempre pienso, esto es lo que hay, mañana ya veremos)
Bien alguna cosa tenía que decir simplemente es una opinión que me ha sugerido tu escrito.
Una abrazo

Iván dijo...

Una buena filosofía de vida. Si además le metemos de vez en cuando algo de jamón al pan... Mejor que mejor.
Un saludo!